El papel de pasajeros y trabajadores en la seguridad

En el último post hablaba del debate sobre la seguridad aeroportuaria, que se reavivó a raíz de los atentados de Bruselas. Ya decía entonces que es importante que, si se decide aplicar nuevas medidas, todos los agentes implicados cooperen. También los usuarios y pasajeros.

Cuando ocurren sucesos como los de hace unas semanas en la capital belga, los pasajeros se muestran dispuestos a ser sometidos a controles de seguridad más estrictos. Sin embargo, con el tiempo y como es normal, la tensión se va rebajando. ¡The show must go on!

Las medidas que se tomen deben servir para garantizar la seguridad y prevenir nuevos ataques. Pero, al mismo tiempo, tienen que evitar que millones de pasajeros diarios se sientan amenazados por la presencia de policías, cámaras de vigilancia, arcos de seguridad, etc.

Es necesario analizar en profundidad –y no cuando los acontecimientos son aún muy recientes- hasta qué punto los pasajeros están dispuestos a ceder parte de su intimidad y libertad en pro de la seguridad. Por ejemplo, no tendría sentido obligar a los pasajeros a estar en el aeropuerto con mucho tiempo de antelación a la salida de su vuelo para pasar controles de seguridad mucho más estrictos. Al final, acabarían tomando la decisión de viajar a través de otro medio de transporte.

Así es que, si se implementan medidas de seguridad y controles más estrictos a los pasajeros, sus equipajes e incluso a las personas que acceden a la terminal como acompañantes, estas acciones deberán ir acompañadas de mucha pedagogía a los usuarios. Es decir, habrá que explicar muy bien lo que se está haciendo y cuál es la finalidad.

Por otro lado, puestos a revisar y reforzar la seguridad, hay otra cuestión que merece atención: el papel de los trabajadores del aeropuerto. En el caso de Bruselas, los terroristas se hicieron pasar por pasajeros. Pero, hace un año, fueron trabajadores quienes colocaron una bomba en el avión que acabó siniestrado en la Península del Sinaí. Aquel suceso puso de manifiesto que los controles que se hacen al personal de aeropuerto son insuficientes.

Caeríamos en un grave error si pensáramos que esto puede ocurrir en ciertos lugares, pero no en Europa. Los últimos acontecimientos demuestran que estamos expuestos exactamente a lo mismo.

De modo que es importante que las autoridades tomen consciencia de la delicada situación en la que se encuentran algunos colectivos de trabajadores de los aeropuertos. Lamentablemente, se trata de personas que no suelen contar con altos niveles formativos ni salariales. Además, las prácticas de contratación hacen que haya rotación de personal prácticamente cada seis meses, los requisitos para acceder al puesto de trabajo no son complicados de cumplir y no se hace ningún tipo de comprobación –por ejemplo, de los antecedentes- antes de contratarles y autorizarles a desempeñar su labor en zonas críticas de los aeropuertos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s